Pintura de meditativa, conecta contigo a través del arte



Una de las maneras más bonitas y fáciles de entrar en un estado de meditación es a

través de las técnicas de observación exterior, dentro de las cuales se encuentra la pintura meditativa.

¿De qué trata esta técnica de observación exterior?

Cualquier práctica de meditación exterior comienza con la percepción a través de nuestros sentidos. Por ejemplo, observando un paisaje, el mar, un árbol, una montaña, o pintando.

Una vez que estamos con total presencia sobre ese objeto, elemento externo, nuestro Yo comienza a desvanecerse. Y nos fundimos con el objeto, partimos de la concentración en algo (concentración, Dharana) y nos fundimos con él, llegando a ese estado de meditación, llegando al estado de Dhyana.

¿Cómo sabemos si hemos realizado esa meditación externa?

Cuando terminas la práctica, nuestra mente se encuentra completamente tranquila, sin contenido mental.

Es una práctica maravillosa para practicar, la recomiendo a todo el mundo, pero sobre todo a aquellos para los que sentarse y cerrar los ojos les cuesta mucho, y tienen la mente demasiado dispersa. Podrían empezar por aquí.


¿Qué tipo de prácticas podríamos hacer?


Personalmente me encantan dos. Observación de la naturaleza y la pintura. Cuando comenzamos a pintar, llega a un punto en el que estamos tan concentrados en lo que estamos pintando (dharana, concentración en el objeto), que nos fundimos con él (dhyana, estado de meditación). Nuestra consciencia queda unida en un estado de no dualidad con lo observado. Es en este momento cuando desaparece el espacio entre uno mismo y el objeto. No hay espacio, te has fundido.


¿Qué podemos pintar?


Puedes pintar lo que quieras, con la técnica de pintura que más te guste, desde lápiz, pinturas de colores, acuarela, óleo, acrílico, digital, etc. El tipo de pintura o técnica no importa.


Puedes por ejemplo dibujar mándalas. Para Jung (padre de la psicología profunda y del misterio del inconsciente) los mándalas representan la totalidad de tu mente, desde tu consciente hasta tu inconsciente, y esta práctica para él tenía un gran poder transformador.


Los mándalas son centros energéticos de purificación y equilibrio, nos ayudan a transformar la visión que tenemos de nuestro entorno y de nosotros mismos. A través de los colores, por ejemplo, puedes soltar y expresar emociones. Puedes dibujar un mándala que ya exista, colorearlo o dibujar uno inventado por ti. Siéntete libre de expresar lo que sientas, siéntete libre de pintar lo que sientas. Deja que tu consciencia se expanda.


Otras técnicas


A parte de la pintura podemos encontrar otras técnicas de meditación externa como la música, tocar un instrumento, componer una canción, meditación en movimiento a través del baile o paseos meditativos en entornos naturales.


Os animo a que probéis esta técnica, veréis como sin daros cuenta vuestra mente se calma, vuestras preocupaciones por unos momentos no están en la mente, y comienzas a tener una visión de las cosas desde otra perspectiva.


Namasté

Autora: Patricia Yoga Project

https://www.patriciayogaproject.com/

Visita mis ilustraciones digitales yogis en instagram.

@yogailustracion

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ayurveda

 

Gaia_Sva

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Pinterest
  • YouTube

©2020 por GaiaSva